Bekia Viajes

Usuario:

Contraseña:

Europa / Mónaco
 
 
VACACIONES EN EL PRINCIPADO

La boda del Príncipe Alberto y Charlene Wittstock convierte a Mónaco en un destino ideal para comenzar el verano

Las calles de Monte-Carlo se encuentran aún más bellas a raíz del enlace real que tendrá lugar el 1 y el 2 de julio, siendo esta una ocasión perfecta para visitar el Principado y disfrutar de todos los atractivos con los que cuenta este privilegiado enclave mediterráneo.
 
La boda del Príncipe Alberto y Charlene Wittstock convierte a Mónaco en un destino ideal para comenzar el verano

El minúsculo Principado de Mónaco suele estar siempre de actualidad, ya sea por el Gran Premio de Fórmula 1, por el Festival de Televisión o por actividades de su Familia Real. Precisamente un hecho que atañe a los Grimaldi es lo que posibilitará que el mundo vuelva a poner la vista en este país situado entre Francia e Italia y bañado por el Mediterráneo, y es que el próximo 2 de julio, el Príncipe Alberto II contraerá matrimonio con Charlene Wittstock.

El Soberano y su prometida celebrarán un enlace íntimo el viernes 1 de julio tras el cual saldrán al balcón del Palacio Real para saludar a los monegascos. Posteriormente, el 2 de julio alrededor de 3.500 personas entre Casas Reales, políticos, actores, deportistas y otras personalidades acudirán al enlace religioso.

La boda del Príncipe Alberto y Charlene Wittstock convierte a Mónaco en un destino ideal para comenzar el verano

Esta es una ocasión perfecta para desplazarse a este maravilloso enclave, ya que en estas fechas está más bonito que nunca gracias a las banderas y otros adornos que embellecen las calles de Monte-Carlo con ocasión de la boda real, un país al que se puede acceder desde España preferentemente en avión o haciendo escala en alguno de los cruceros que paran en Mónaco.

Mónaco, el paraíso en la Tierra


Además de contemplar las tiendas de souvenirs que venden enseres de recuerdo del enlace, el viajero puede aprovechar para disfrutar de todos los atractivos que guarda el Principado, entre ellos el Palacio Real, que puede visitarse entre junio y septiembre.

Mónaco cuenta con apenas 87 días de lluvia al año, una media de 2.583 horas de sol y una temperatura marina que llega a alcanzar los 26 grados en verano, siendo por tanto un paraíso de sol y playa en el que disfrutar también de la navegación y los deportes náuticos. Pero como no solo de sol y mar vive el viajero, el Principado también ofrece atractivos turísticos como la Catedral, la Iglesia Sainte Dévôte y varios museos, algunos de ellos tan atrayentes como el 'Monaco Top Cars Collection', que guarda la colección de coches del Príncipe Soberano y el Museo Oceanográfico.

La boda del Príncipe Alberto y Charlene Wittstock convierte a Mónaco en un destino ideal para comenzar el verano

Pese a su reducida extensión, la nación también tiene bellos parques, destacando el 'Jardín Exótico' y el Jardín Japonés, así como un estadio de primera categoría en el que se celebran multitud de eventos, el Luis II. Asimismo, Mónaco es sinónimo de lujo y diversión, algo ejemplificado en los locales de ocio y en los casinos que pueblan la capital y que son de parada obligada si lo que se pretende es disfrutar del país con gran intensidad, un lugar que bien merece una visita.
Guillermo Álvarez Corrales | 22 de Junio de 2011